Detalle

Atendemos a 2.139 personas en la Amazonía junto a la Clínica San Juan de Dios de Iquitos

Jueves, 1 Octubre, 2020 - 15:15

La Clínica San Juan de Dios y Juan Ciudad ONGD han concluido este año un proyecto que ha beneficiado a más de 2.139 personas que viven en cuatro asentamientos humanos del barrio San Juan Bautista de Iquitos, situado en la Amazonía peruana. Una zona aislada geográficamente donde la atención sanitaria es escasa y era urgente atender a sectores vulnerables de la población, como mujeres gestantes y menores de cinco años.

Por ello, la ONGD puso en marcha un proyecto de salud comunitaria en enero de 2017, con fondos de Juan Ciudad ONGD y la Fundación San Juan de Dios (Prov. de Castilla), y en enero de 2019 empezó la ejecución de una segunda fase, financiada por la Comunidad de Madrid y el Ayto. de Esplugues de Llobregat. 

El proyecto ha sido liderado, creado y diseñado por JCONGD, y se alineó con las prioridades del Estado Peruano, que incluyen la nutrición y la salud materno-infantil, además de con las del Gobierno Regional de Loreto, como son la lucha contra la malaria el dengue y el VIH.

La intervención ha durado un total de 3 años, finalizando en marzo de 2020, debido a la llegada de la pandemia de COVID-19, que obligó a suspender las acciones de salud comunitaria como medida preventiva para trabajadores, voluntarios y personas beneficiarias.

 

 

Sin embargo, en ese tiempo se lograron alcanzar numerosos resultados, como la capacitación de 15 Agentes Comunitarios de Salud, que sido la pieza clave del proyecto, y que a día de hoy continúan colaborando voluntariamente con las familias de los asentamientos humanos donde viven.

Para la formación de estos Agentes Comunitarios de Salud se contó con cuatro promotores sanitarios, encargados de preparar los cursos y materiales impartidos, además de realizar el seguimiento de las actividades y datos estadísticos obtenidos. El equipo también contó con Jessica Cardama, coordinadora local del proyecto, miembros de Juan Ciudad ONGD y el Centro Universitario San Rafael-Nebrija de Madrid, así como el personal de la Clínica San Juan de Dios y otros actores locales de las autoridades sanitarias peruanas.

El proyecto nació con el objetivo de promover el derecho a la salud, y ha servido para facilitar el acceso a servicios de salud en atención primaria, y para facilitar información útil a la población de los asentamientos con campañas de sensibilización, mejorando sus condiciones de vida en aspectos tan esenciales como el manejo seguro alimentos, agua potable, higiene personal, la detección temprana de enfermedades infecciosas en menores de cinco años, y el control del embarazo y preparación del parto de mujeres gestantes.

Por un lado, se priorizó que las mujeres en proceso de gestación recibieran atención sanitaria integral, incluyendo la atención prenatal, perinatal y post natal, de forma sostenida. Para lograrlo se realizaron visitas domiciliarias y campañas de sensibilización sobre maternidad segura, pautas para la lactancia, planificación familiar y la elaboración de un plan de parto.

Además, se incentivó la realización de al menos tres visitas de control durante el embarazo a los Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPRESS) de Quistococha y América, entregando posteriormente una cesta de regado con productos básicos para los primeros días del bebé. El "Club de Mamis" y el “Bingo Saludable” se celebraban periódicamente en los asentamientos, y a través de talleres, coloquios y cine fórum han permito dar a conocer temas muy diversos, como el embarazo adolescente o las necesidades de nutrición de la mujer embarazada.

 

 

Por otro lado, para mejorar la salud de los niños y niñas menores de cinco años se creó un registro de seguimiento de los casos detectados de infecciones respiratorias agudas (IRAS), enfermedades diarreicas agudas (EDAS) y enfermedades transmitidas por vectores (ETV). En total se detectaron 131 menores con alguna de estas patologías, lo que ha permitido su control y seguimiento, para que recibieran la atención adecuada.

También se impartieron talleres para la capacitación de las madres en el cuidado de los menores enfermos, que incluían el control de la temperatura, la preparación y uso del suero oral, y consejos para el control del agua de consumo humano. 

A esto hay que sumar varias campañas de promoción y divulgación de la vacunación infantil, así como las visitas a varios colegios, que han contado con la implicación del profesorado. En el marco de la dominada “Escuela Saludable” se ha mejorado la alimentación e higiene de los 523 estudiantes que han participado, gracias a concurso de frutas locales, la instalación de fuentes con agua potable, la promoción del lavado de manos y el cepillado de dientes. Estas acciones se han complementado desde la Clínica San Juan de Dios con el programa “Boca Sana”, que permite atender a niños y niñas de familias sin recursos.

En cuanto a la población adulta, se realizaron cinco campañas sanitarias con personal de la Clínica San Juan de Dios y la participación de los Agentes Comunitarios de Salud, que incluyeron atención odontológica, laboratorio y consulta a demanda, incluyendo pediatría y psicología.

 

 

Además, en octubre de 2019 Juan Ciudad ONGD y la Fundación San Juan de Dios entregaron una maleta de telemedicina creada por Kerox Technolgy específicamente para el proyecto de Salud Comunitaria en Iquitos. Esta maleta, que incluye un ordenador y software, cuenta con los aparatos de medición necesarios para hacer un diagnóstico situacional de la población, facilitando la recogida de datos de una serie de parámetros como saturación de oxígeno, pulso, tensión arterial, glucosa, Hematocrito y hemoglobina y Zika.

 

 

Gonzalo Sales, director de Juan Ciudad ONGD, afirmó que “aunque este proyecto concluye un ciclo, Juan Ciudad ONGD seguirá apoyando e impulsando el ejercicio del derecho al acceso a la Salud en Iquitos y los asentamientos humanos”. Además, los Agentes Comunitarios de Salud son miembros respetados y valorados dentro de su comunidad, y en a la actualidad siguen colaborando de forma voluntaria a favor de su comunidad. Por ello, durante la epidemia de coronavirus y el confinamiento se les apoya desde la Clínica San Juan de Dios y la ONGD, para que su experiencia y compromiso pueda continuar.

 


 

Por Adriana Castro. Responsable de Comunicación de Juan Ciudad ONGD.

Fuente: Departamento de Proyecto de Cooperación para el Desarrollo de Juan Ciudad ONGD.

Fotos: Juan Ciudad ONGD.

 
 
SIGUENOS EN LAS REDES
 
 Facebook
Twitter
YouTube

 

 
Copy: Juan Ciudad ONGD
Herreros de Tejada, 3.
28016 Madrid
Diseño: Metrópolis Comunicación